Allá por 1975 Stallone acudió a ver un combate entre Muhammad Ali y Chuck Wepner en Ohio. Wepner, apodado El Sangrador de Bayonne, era un boxeador de 37 años, sin ningún título importante a sus espaldas y en el ocaso de su carrera. Aquella noche en el combate contra Ali, Wepner resistió hasta el decimoquinto y final asalto dejando a todos los asistentes con la boca abierta. El árbitro dio la victoria a Ali por KO técnico, pero el ganador moral de la pelea fue realmente Chuck, que tuvo la oportunidad de demostrar al mundo que un ‘perdedor’ como él podía llevar a la lona al considerado mejor boxeador de todos los tiempos. Esta hazaña inspiró a Stallone, quien escribiría el personaje de Rocky Balboa.

Stalone tuvo el guion listo en poco más de veinte horas, sin apenas dedicarle tiempo al sueño. Así nació la historia del célebre “semental italiano”. El siguiente paso era vender la historia que había escrito. Tras picar algunas puertas sin éxito, los productores Irwin Winkler y Robert Chartoff vieron potencial en las palabras de Stallone y le ofrecieron 125.000 dólares por su historia, una cantidad nada desdeñable vista su precaria situación económica. Sin embargo, Sly quería protagonizar a toda costa la película y no cejó en su empeño por conseguirlo. Los productores llegaron incluso a barajar la cifra de 350.000 dólares por el texto, pero no querían ni oír hablar de la posibilidad de considerar a Stallone como Rocky. Preferían nombres de peso como los de Robert Redford o Ryan O’Neill, verdaderas estrellas de la época. La testarudez del actor no les dio tregua y al final accedieron a darle el papel principal a cambio de pagarle solo 35.000 dólares por su guión.

Rocky se estrenó el 21 de noviembre de 1976 con un gran éxito de crítica y taquilla y obtuvo tres de los diez premios Oscar a los que estuvo nominada (película, director y montaje). Una motivante historia real de como el que la sigue y cree en si mismo lo consigue.

Pd: si, sabemos que el de la imágen destacada es Arnold XD